Sobre «Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. », una pintura enigmática de Juan Manuel Cardenas-Castro (2)

por Alain Cardenas-Castro

traducido del francés por Teshy Castro Gutiérrez

(Figura 3) Juan Manuel Cardenas-Castro Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. (S. d.) Óleo sobre lienzo, 98 x 81 cm, Col. privada © Alain Cardenas-Castro

Orientado geográficamente hacia el suroeste, la pared más grande del estudio del pintor peruano Juan Manuel Cardenas Castro, termina en su esquina superior derecha por una esquina redondeada. Un ángulo formado por la arquitectura debajo del techo del edificio parisino en el que se ubicaba este espacio.

En esta gran espacio mural, bañada por la luz cenital que permitía penetrar un techo de cristal, las pinturas se distribuían de forma aparentemente anárquica de un  lado y del otro de un borde, determinado por los meandros de una tubería que salía de la estufa de carbón.

Mirando de cerca este colgante, uno podía ver que los formatos grandes eran más numerosos en la parte superior de la pared. Ciertamente para darles una mejor visibilidad, y no tener que moverlos regularmente como los de tamaños más pequeños, en la parte inferior.

El origen de este dispositivo permanece indeterminado. ¿Las pinturas tuvieron lugar antes de la circulación incongruente de este sistema de calefacción? ¿La ruta central de esta fuente de calor predominante determinó la ubicación de las obras?

Entre estos formatos grandes ubicados en la parte superior del carril de la imagen, una pintura presentaba una considerable variedad de colores. No tenía título y la escena que representaba parecía enigmática (Figura 1).

(Figura 1) Alain Cardenas-Castro frente al enigmático cuadro y la chimenea unidos en el muro suroeste del estudio de Juan Manuel Cardenas-Castro (1983) © JMCC

Una pintura enigmática: descripción y recortes  para reencontrar su título.

Hecho en un lienzo de lino, el tamaño de esta pintura al óleo es de 116 x 89 cm ¿Ella tiene un título? No aparece en la parte posterior del lienzo como a veces puede ser el caso. Esta pintura se mantuvo en buenas condiciones a pesar de la proximidad del sistema de calefacción descrito anteriormente que se utilizó hasta 1988 en el estudio del pintor. Solo una deriva de alquitrán, que nunca se ha limpiado,  queda permanece visible en la capa pictórica al nivel de las nubes representadas sobre la cabeza del personaje masculino.

La pintura es parte de una colección privada desde 2011, fecha en la cual  algunas obras se dispersaron tras la muerte de la viuda del pintor, Thérèse Cardenas-Castro (1920-2011).

Al observar la escena representada en esta pintura, encontramos la presencia de seis individuos: dos mujeres y un niño, un hombre acompañado por un mono y un loro. En el primer plano de un paisaje animan esta pintura de género representativa del indigenismo[1] peruano.

De hecho, una gran parte de las obras de Juan Manuel Cardenas Castro son similares a esta corriente pictórica que se desarrolló en Perú desde el final de la Primera Guerra Mundial. Esta pintura es parte del conjunto declinado en forma de dibujos y pinturas con gouache o oleo hechos por Juan Manuel Cardenas Castro en diversos soportes. Entre estos materiales de recuperación: papel, trazado, cartón, madera, lienzo. Además, las obras de este grupo particular se diferencian a través de sus sujetos, describiendo y magnificando la cultura de las poblaciones andinas y las tradiciones relacionadas.

(Figura 2) Lista de trabajos publicados a la ocación de exposición monográfica Juan Cardenas-Castro-Kanchacc, Casa de América Latina, París 1956. 29.7 x 27 cm. Anotaciones del artista agregadas al lápiz de grafito. Esta lista ha sido diseñada para ser doblada en cuatro para ser insertada en un sobre de tamaño A5, transformándose así en una invitación a enviar. Hay otra lista anotada. Será el tema de mayor desarrollo relacionado con la investigación sobre este pintor.

Es por recortes con la lista de obras encontradas en el estudio, publicado con motivo de una exposición individual del artista en 1956, en los salones de la Casa de América Latina en París (Figura 2) que fue posible determinar el título de esta pintura al óleo. De hecho, la nomenclatura de esta lista muestra diez ÓLEOS numerados del 1 al 10 y cinco GOUACHES numerados del 1 al 5.

El título del OLEO N ° I -: Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C.[2] [Intercambio entre Urubambinas y Yuncainas. P.C.] es el único que puede corresponder, en el corpus de obras conocidas por Juan Manuel Cardenas Castro, a la pintura enigmática (Fig. 3). El análisis más detallado que seguirá consolidará esta hipótesis.

Un título enigmático: Descifrado

El título de la obra así establecida hipotéticamente permite définir el tipo de escena descrita por esta pintura. Estos son intercambios comerciales entre pueblos indígenas de dos grupos diferentes.

Primero, el título del intercambio de trabajo Entre Urubamsinas y Yunca (Urubambinas y Yucainas). P.C trae pistas sobre la identidad de los personajes divididos en dos entidades. Por un lado, para el primer grupo, primero debemos restaurar, lo que parece corresponder a un error de ortografía en la palabra Urubamsinas en la lista de trabajos publicados en 1956. En Efecto la primera letra s para deletrear esa palabra, no responde a ningún significado y no permite ninguna identificación. La palabra Urubambinas, por otro lado, reemplaza la s por una b, que define en idioma español a los habitantes de la aldea de Urubamba en Perú. Pueblo de origen Juan Manuel Cardenas-Castro. Por otro lado, con respecto al segundo grupo, la palabra yunca[3], definió una « tribu india del Alto Perú»[4]. En este caso, las dos mujeres son de la ciudad de Urubamba, como indica el título de la pintura, mientras que el hombre, es un indio perteneciente a la población indígena Yunca, un término que antiguamente definía a los habitantes de tierras cálidas de la parte de Perú junto a la selva amazónica.

Acerca de la niña, es más difícil determinar si pertenece a uno u otro grupo. Por un lado, parece muy cercana a la joven que está parada a su derecha, donde descansa. Podemos deducir que ella pertenece a este grupo y que está relacionada con ambas mujeres, pero, por otro lado, su ropa parece similar a la del indio. La camisa sin mangas de la niña y la banda roja alrededor de su frente parecen indicar su pertenencia al otro grupo. Ella puede haber venido con el indio y haberse acercado familiarmente al otro grupo formado por mujeres.

(Figura 4) Tarjeta postal antigua (1932). Título manuscrito: Grupo doliente de indios. C. P. Col. A. Cardenas-C.

En segundo lugar, el título del trabajo trae pistas adicionales por las dos letras P y C que se han colocado al final del título. Posiblemente indican la ubicación de la escena representada como iniciales de las palabras Perú y Cuzco, como se puede ver en las anotaciones visibles en tarjetas postales o fotografías antiguas (figura 4). Las letras a menudo se colocan en la dirección opuesta: la letra inicial de la ciudad anterior a la del país.

Una pintura sobre intercambios comerciales y culturales en los Andes peruanos a través del espacio y el tiempo

 Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C revela el comercio que ha existido desde tiempos inmemoriales entre poblaciones indígenas de diferentes culturas en el valle andino de Urubamba en Perú.

Para entender estos intercambios, primero es necesario describir la configuración de este territorio siguiendo el Valle de Urubamba, desde su origen hasta su confluencia: el paso de La Raya, culmina a una altura de 4.318 m. hasta el Valle de Convención, a nivel de cultivos tropicales a 950 m. de altitud, pasando por una serie de cuencas fértiles y templadas a 2.000 m. de altitud. Luego, observar la estadificación longitudinal de las diferentes cuencas cultivadas definiendo las etapas ecológicas que caracterizan a estos valles andinos. De hecho Urubamba, Apurimac, Huallaga arriba, y muchos otros ríos, descienden de los Andes al Amazonas a través de las principales áreas de cultivo organizadas desde la Puna hasta el bosque. Y, por último, ver que las civilizaciones andinas siempre han distinguido estas tres etapas ecológicas principales de los Andes y sus dos estribaciones. Se definen en dialecto quechua por las palabras, Yunga, las cálidas tierras bajas y las culturas tropicales; Quechua, los valles templados se encuentran entre los 2,800 y 3,800 m sobre el nivel del mar; Puna, el piso de pasto de las estepas altas, por encima de 4.000 m. (ver bibliografía Jean Piel)

Cada uno de estos pisos ecológicos produce recursos agrícolas y artesanales que son específicos de sus regiones. Por lo tanto, cada población local realizo su intercambio comercial. Primero, las poblaciones con los recursos más variados (cereales, caballos, ganado, etc.) de los valles templados de la parte quechua de los Andes, luego los pastizales de la puna en las mesetas alto andinas, menos diversificadas en sus producciones debido a las condiciones limitadas ecológicas, escasean las posibilidades agrícolas, y finalmente las poblaciones tierras bajas calientes cultivo de caña de azúcar y hojas de coca. A través de estos tres territorios definidos, los intercambios se llevaron a cabo en forma monetaria o de trueque, a fin de proporcionar recursos adicionales a los habitantes. (Ver bibliografía Jean Piel)

Esta descripción geográfica del Valle de Urubamba se ilustra en el paisaje en el fondo de la pintura de Juan Manuel Cardenas-Castro. Contiene la postura ecológica definida anteriormente que se divide en tres partes. La primera, la puna está representada por las montañas, tan altas que están nevadas antes de salir del marco del lienzo en su mitad superior izquierda. La segunda parte, el yunga, se describe por el bosque que se alinea con el eje longitudinal central de la composición, mientras que forma un borde que resalta el paso. La tercera parte, quechua, ilustrada en el extremo izquierdo del eje longitudinal central, por una pila de imponentes bloques de piedra, ajustados con precisión entre sí, recordando los restos arqueológicos del Valle Sagrado de los Incas y sus construcciones características. (Figura 9)

El cielo salpicado de nubes atravezado de una parte azulada cuya forma se extiende a la derecha de la mesa dando rienda suelta a las variaciones climáticas regionales, hasta que una fina lluvia representa en el extremo superior izquierdo de la composición.

Análisis del trabajo

Los seis protagonistas de la escena propuesta por Juan Manuel Cárdenas Castro relatan, por sus actitudes, los intercambios comerciales descritos anteriormente. Se estacionan en el borde del bosque, como lo indican los troncos sombreados de dos árboles de diferentes tamaños a la derecha de la mesa para protegerse de la luz y el calor.

Con el fin de llevar a cabo estas prácticas comerciales con total tranquilidad. Hubiera sido lógico que el escenario frontal también esté a oscuras, pero el sesgo de esta representación sigue siendo el realce literal y figurado. Todos los elementos involucrados en esta escena deben ser visibles para contribuir a este postulado documental.

(ill. 5) Cuzco gigante, tipo de maíz cultivado en el valle de Urubamba, Cuzco. Objeto principal del intercambio descrito en el Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C (ver a Grobman Alexander en la bibliografía)

Es en el corazón de la etapa ecológica quechua, alrededor del pueblo de Urubamba de donde proviene el grupo de mujeres, que se cultiva un maíz blanco gigante[5] (Zea mays), famoso por su tamaño y sabor. Este tipo es único en el mundo del maíz de grano muy grueso y muy buena calidad es el tema de este intercambio. Una mazorca de este tipo de maíz, de tamaño considerable, es visible en la mano izquierda de la joven. La bolsa que está en el suelo frente a ella debe contener algunas, ciertamente con otras variedades, ya que su mano derecha sugiere sostener otra mazorca de diferente tipo.

La joven que está de pie para mantener la bolsa llena, logra dibujar una ligera rotación de la cabeza, lo que le permite mirar al hombre sentado en su puesto, proponiendo los productos de su región. La expresión de la cara de la joven se divide entre curiosidad y asombro. Mientras la mujer mayor examina y pesa cuidadosamente dos chirimoyas, la fruta de chirimoya (Annona cherimola), se toma el tiempo de descifrar a este habitante del bosque tropical; imaginar su forma de vida y su ambiente particular que percibe a través de los animales que la acompañan: un saimami o mono común ardilla (Saimiri sciureus) y un guacamayo noble (Diopsittaca nobilis). El guacamayo descrito en este trabajo es obviamente un sujeto joven con su cabeza completamente verde y sus plumas aún no coloreadas de rojo a la altura de la articulación carpiana. Este guacamayo de pequeño tamaño debe divertir a la niña intimidada que mira en el vacío mordiéndose mecánicamente la punta del dedo índice. Definitivamente es la excelente habilidad de esta especie para imitar los sonidos, duplicados por las gesticulaciones del mono ardilla, más saltador que escalador, que tiene el efecto de cautivar la atención de la niña.

El Yunca que se sienta detrás de su puesto improvisado ofrece plantas comestibles de los recursos y cultivos que crecen en las tierras bajas cálidas: plátanos rojos (Musa acuminata); piña (Ananas comosus); de los mangos amarillos, frutas de mango (Mangifera indica); frutos de la papaya (Carica papaya); abius (Pouteria guianensis); vainas de guisantes dulces (Inga). Las varas de caña de azúcar (Saccharum officinarum) sirven como promontorio para el mono ardilla que observa a la mujer con las chirimoyas.

(Figura 7) atribuido a Albert Eckhout Puesto en el mercado de la India Orientale en Batavia (1640 – 1666). Detalle de la esquina inferior derecha de la mesa. Cada fruta representada es enumerada. Los números se informan en el registro en papel. Ejemplo: 12- coprah ¬– o copra de la palma de coco (Cocos nucifera) -, Rijks museum, Netherlands.

Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. (Figura 3) se puede comparar con el puesto del mercado de las Indias Orientales en Batavia (Fig. 6). Atribuida al pintor flamenco Albert Eckhout, esta pintura fue pintada en el siglo XVII. También describe intercambios comerciales y culturales entre diferentes poblaciones. Mientras que Batavia[6] es el punto de suministro de muchos viajeros y comerciantes en las rutas  Indias  desde finales del siglo XV, aquí hay un comerciante chino que compra los frutos ofrecidos por tres representantes de una población indígena indonesia. Las frutas exóticas que se ofrecen son de otro tipo que las ofrecidas en el Perú, como los rambutans o el lichi (Nephelium lappaceum); los mangostanes, frutos del mangostán o mangostán (Garcinia mangostana), durian durian (Durio zibethinus), copra o palma de coco (Cocos nucifera), pomelo, pomelo (Citrus maxima). Pero también, algunas de estas frutas son similares a las ofrecidas en Perú, como el mango, la piña y el plátano. Albert Eckhout se ocupó de documentar los frutos representados en la pintura, en la esquina inferior derecha (Figura 7). Los lugareños están acompañados no por un guacamayo, sino por una cacatúa de cresta roja (Cacatua moluccensis) posada en la cerca de bambú detrás del puesto.

 

(Figura 3) Juan Manuel Cardenas-Castro Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C (S. f.) Óleo sobre lienzo, 98 x 81 cm, Col. Privada © Alain Cardenas-Castro

(Figura 6) atribuido a Albert Eckhout Puesto en el mercado de la India Orientale en Batavia (1640 – 1666) Óleo sobre lienzo, 106 x 174.5 x 5 cm, 19 kg. Rijks museum, Países Bajos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de la similitud de los elementos descritos en los puestos de los mercados indios Orientales en Batavia, la dirección diagonal del fondo de esta pintura es axialmente simétrica a la diagonal hacia abajo, de las montañas andinas, de la esquina superior izquierda de Intercambio entre Urubamsinas y yunca. P. C.

¿Sabía Juan Manuel Cárdenas Castro esta pintura?

La composition

La composición de Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. sigue pautas fuertes que pasan por el centro de la pintura, a nivel de la niña y la mazorca de maíz gigante. La mazorca de maíz gigante es el epicentro de la composición (Figura 8)

De hecho, la composición de este trabajo muestra, por un lado, el poder del dibujo que modela los personajes y los objetos pintados, y por otro lado, su configuración  contribuyendo a la estructura de la tabla especificando la documentación de este intercambio. Su tratamiento pictórico también revela la calidad de dibujante de Juan Manuel Cárdenas Castro, que se puede encontrar en las diversas técnicas utilizadas para diferentes tipos de trabajos (gouache, carboncillo, dibujos, estudios documentales, etc.).

 

(Figura 8) Este diagrama revela la mazorca gigante (dibujada en rojo) colocada en el centro de Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. como el punto de convergencia de las pautas en torno a las cuales se distribuyen los elementos iconográficos. También muestra, en ambos lados del eje vertical simétrico, los dos caracteres junto al ancho de la tabla. Cada uno de ellos se inclina hacia el centro de la composición y dibuja así los arcos de círculos de forma geométrica ovoide.

(Figura 9) Diagrama que describe la distribución de los tres pisos ecológicos del Valle de Urubamba en los elementos iconográficos de la pintura de Juan Manuel Cardenas-Castro, Échange entre Urubamsinas et Yunca. P.C. : 1- Puna 2- Quechua 3- Yunga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las indicaciones probables son raras en cuanto a las modalidades de esta confrontación para saber qué grupo fue a encontrarse con el otro. Primero, el borde del bosque, evocado por los dos troncos de los árboles, permite deducir que posiblemente las urubambinas hayan hecho el viaje, desde su ciudad hasta el bosque. Entonces, es posible si se tienen en cuenta las indicaciones de localización indicadas por las iniciales P y C de que la escena tiene lugar no lejos de Urubamba en el área de Cuzco.

¿No podría esta escena seguir siendo el reflejo simbólico de las prácticas ancestrales? De hecho, los intercambios que se practicaban, a menudo, por intermediarios especializados, arrieros, vendedores ambulantes, etc. Por ejemplo, trajeron maíz y pan en particular y trajeron coca y café o alcohol y frutas de caña para vender en el valle o cambiar por productos de tierras altas como tubérculos. Y esto ya se practicaba antes de la conquista.

Lo cierto es que Juan Manuel Cárdenas Castro, en la escena de género que nos propone, reúne dos registros, el de lo contemporáneo por la descripción de una escena de intercambio de mercado que todavía se practica hoy y la de del antiguo Perú; antes de la conquista, adornando a sus personajes de una manera anacrónica.

Sus personajes están vestidos con ropas tradicionales que ya no usan las diversas poblaciones indígenas. De esta manera, rinde homenaje a la cultura y la historia del antiguo Perú de acuerdo con la tradición pictórica indígena.

Tan simbólicamente, el Valle de Urubamba cerca de la capital del Imperio Inca, Cusco – ombligo de la tierra en lengua quechua – permanece a través del espacio y el tiempo como el punto central del mundo.


[1] El Alto Perú corresponde al actual Estado Plurinacional de Bolivia. Creado por el Virreinato del Perú en el siglo XV, es en el siglo XVIII que fue  dividido en cuatro mayordomias: Potosí; Cochabamba; Chuquisaca; La Paz, formando el Virreinato del Río de la Plata hasta 1825.

[2] Este título se menciona en la lista de trabajos publicados con motivo de la exposición monográfica de Juan Cárdenas-Castro-Kanchacc ( seudónimo de Juan Manuel Cárdenas Castro) en los salones de la Casa de América Latina. París en 1956 (ver figura 2).

[3] De acuerdo con el diccionario geográfico de Kilian « Yungas o yuncas, tribu india del Alto Perú, dep. de la Paz « (ver bibliografía).

[4] El Alto Perú corresponde al actual Estado Plurinacional de Bolivia. Creado por el Virreinato del Perú en el siglo XV, es en el siglo XVIII que fue  dividido en cuatro mayordomias: Potosí; Cochabamba; Chuquisaca; La Paz, formando el Virreinato del Río de la Plata hasta 1825.

[5] El maíz blanco gigante de Cuzco se llama en lengua Quechua « Paraqay Sara », que se traduce como « maíz blanco con granos grandes y grandes ». Este maíz se cultivó desde la época de los incas en el valle sagrado de Urubamba. Ahora se produce y exporta principalmente a España, Japón, China y los Estados Unidos. (Fig. 5)

[6] Llamada Batavia desde 1619 hasta 1942, Yakarta, la capital actual de la República de Indonesia era la sede de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Este centro comercial en las rutas Indias en pleno desarrollo, creará muchas oportunidades para los inmigrantes venidos de China. Algunos comerciantes chinos ya están establecidos antes de la llegada de los holandeses a Java a fines del siglo XVI. Posteriormente, convertidos en una minoría privilegiada, los chinos, contribuirá al apoyo del dominio del gobierno colonial holandés.

 

Referencias bibliográficas

Elementos de la bibliografía

  • Piel, Jean. Capitalisme agraire au Pérou. Premier volume : Originalité de la société agraire péruvienne au XIXe siècle. Nouvelle édition [en ligne]. Lima : Institut français d’études andines, 1975 (généré le 10 décembre 2017). Disponible sur Internet : <http://books.openedition.org/ifea/1331>. ISBN : 9782821845237. DOI : 10.4000/books.ifea.1331.
  • Favre Henri. Le mouvement indigéniste en Amérique latine. L’Harmattan Paris, 2009, 128 p.
  • Dancourt Carlos. Mouvements intellectuels fondateurs : La escuela cuzqueña. In: América : Cahiers du CRICCAL, n°19, 1997. Les filiations. Idées et cultures contemporaines en Amérique Latine. pp. 123-139 URL : http://www.persee.fr/doc/ameri_0982-9237_1997_num_19_1_1314
  • Fioravanti-Molinié Antoinette, « Contribution à l’étude des sociétés étagées des Andes », Études rurales, 57 | 1975, 35-60.
  • Dictionnaire géographique universel contenant la description de tous les lieux du globe intéressans sous le rapport de la géographie physique et politique, de l’histoire, de la statistique, du commerce, de l’industrie, etc, tome 10, A.-J. Kilian, 1833, p. 640
  • Grobman Alexander. Races of Maize in Peru: Their Origins, Evolution and Classification, National Academies, 1961, 374 p.
  • Prescott William H. Histoire de la conquête du Pérou, La découverte de l’Empire Inca. 1, Pygmalion/Gérard Watelet, Paris, 1993, 293 p.
  • Garcilaso de la Vega, Commentaires royaux sur le Pérou des incas, livre I, chapitre XI, la Découverte, Paris, 1994, 326 p.
  • Cayrac Françoise. Les Chinois en Indonésie. In: Revue française de science politique, 17ᵉ année, n°4, 1967. pp. 738-749. URL : www.persee.fr/doc/rfsp_0035-2950_1967_num_17_4_393036

Sites

  • Brisseau-Loaiza, Jeannine. Le Cuzco dans sa région : Étude de l’aire d’influence d’une ville andine. Nouvelle édition [en ligne]. Lima : Institut français d’études andines, 1981 (généré le 10 décembre 2017). Disponible sur Internet : <http://books.openedition.org/ifea/1399>. ISBN : 9782821845206. DOI : 10.4000/books.ifea.1399.
  • Avanza Martina, « Que signifie être Cuzqueño ? », Ateliers [En ligne], 25 | 2003, mis en ligne le 12 mai 2015, consulté le 18 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/ateliers/8747 ; DOI : 10.4000/ateliers.8747
  • Revitalisation d’une communauté et sauvegarde d’une culture, OMPI (Organisation Mondiale de la Propriété intellectuelle) URL : http://www.wipo.int/ipadvantage/fr/details.jsp?id=3500
  • https://www.rijksmuseum.nl/en/collection/SK-A-4070
  • http://www.oiseaux.net/oiseaux/cacatoes.a.huppe.rouge.html
Aimez & partagez :